Header image

La presión creciente sobre el margen requiere de fuertes cambios en el modelo de negocio.

A principio de siglo tras de una primera ola de fusiones y ajustes en el sector financiero y de telecomunicaciones, llegaron las operaciones de fusión de las Compañías del sector farmacéutico. Acostumbrados a grandes márgenes, la innovación de sus productos no se trasladó a sus organizaciones y el sector no realizó una regularización necesaria. Ahora se encuentran ante la necesidad de una fuerte transformación.

La falta de acierto o innovación en el lanzamiento de nuevos productos para compensar el vencimiento de patentes, y por tanto de la rentabilidad de las inversiones en I+D , una creciente presión regulatoria y legislativa,  la aparición y penetración de los genéricos y  la presión por disminuir la factura sanitaria por parte de los gobiernos sumados a la irrupción cada vez mayor de empresas de mucho menor tamaño que compiten por parte de la cadena de valor (especialistas en producción, empresas de biotecnología que ofrecen productos más innovadores,…) hacen que la gran industria farmacéutica se encamine hacia unos márgenes mucho menores que los actuales.

Parece que en este entorno es más que probable que en los próximos años se siga realizando un proceso de concentración de las diferentes compañías del sector, para responder a las necesidades crecientes de facturación y tratar de obtener mejores eficiencias operativas en todas las áreas y funciones de las compañías. Pero esta estrategia es necesario analizarla en detalle, porque puede llevar a una falta de innovación y dar lugar a pérdidas en el largo plazo. Por contra, defender la posición y centrar el “músculo” de la Compañía allí donde mejor éxito pueda tener, requiere de una desinversión en unidades de negocio o áreas terapéuticas que exige estar examinando y ajustándose según el mercado y que sólo tiene sentido dentro del marco de una buena estrategia a largo plazo.

La adaptación de muchas de estas compañías a esta presión de costes, ha sido realizada con una visión de corto plazo a través de la drástica reducción de su personal, con el único objetivo de cumplir una cifra económica en la cuenta de resultados. Pero para muchas de estas, la autocomplacencia de sus directivos por el camino fácil, no hace más que cegarles una realidad y disminuir su capacidad de afrontar los cambios necesarios para hacer frente a este nuevo entorno.

Por poner un ejemplo de estos cambios: la dificultad por lanzar medicamentos “blockbuster” llevará a la industria a gestionar lanzamientos de medicamentos que afectan un menor número de población. Esto conlleva un cambio interno de las estructuras dedicadas a las funciones comercial y marketing, que deberán replantearse sus actividades en busca de la eficiencia global a través de un nueva estructura enfocada a la multicanalidad, de las redes comerciales y sus características para llevarlas a cabo.

Sin  duda, los desafíos a los que se dirigen las Compañías Farmacéuticas tradicionales deben reformularse para adquirir un nuevo modelo de negocio que den respuesta a la pérdida de márgenes y al cambio del modelo en un entorno de alta inestabilidad. Independientemente de la orientación estratégica de las Compañías, deben ser de urgente aplicación medidas destinadas a la disminución de costes en su cadena de valor  (ej. un mejor proceso de toma de decisiones para la asignación eficiente de capital hacia las moléculas que pueden tener éxito) y una mayor a aportación de innovación al mercado (más allá del propio fármaco), la aceleración de los procesos de internacionalización y el desarrollo y cuidado de relaciones (Administraciones, alianzas con otros laboratorios, asociaciones de pacientes, pacientes, clientes…).

  • ¿En qué partes de la cadena de valor debería centrarse las Compañías Farmacéuticas?
  • ¿Cómo afectará el cambio en el diseño organizativo?
  • La presión a corto plazo por los resultados, ¿permitirán a las compañías realizar una radical reestructuración para lograr una ventaja competitiva?

Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del RSS 2.0 Puedes dejar una respuesta o trackback.

3 Respuestas

  • Joel dice:

    Es curioso observar cómo las decisiones corto placistas son las que están dirigiendo la mayoría de las estrategias de las big pharmas. Considero que esta miopía respecto al largo plazo, junto con las afectaciones estructurales en los distintos estamentos de la jerarquía a excepción del comité directivo, no van a facilitar el cambio organizativo necesario para afrontar el futuro desde un punto de vista ágil e innovador.

    Necesitamos nuevos líderes en este sector.

  • Cristina dice:

    Yo creo que la solución no está en hacer más de lo mismo sino en anlizar a otros sectores que ya han pasado por esta situación y la han superado.

    Creo que la solución es valorar cómo se consumen los fármacos y enfocarse a proceso terapéutico de forma que agrupemos en estos procesos los productos habitualmente más conumido y que son sinérgicos entre sí. Es como en los supermecados, analizan que una persona que compra champú también compra acondicionador, pero el que compra champu para cabellos rizados compra acondiconador con queratina. Para promocionar éste último lanzan un pack con regalo de uno de los dos o los sitúan cerca uno del otr.. En la industria farmacéutica la cuota de mercado tiene que reorganizar en base a esto y educar al sistema sanitario en la gestión eficaz terapéutica y económia porque es donde se van a manejar las diferencias y no en base a márgenes de blockbusters ya que ahí estará avocada al fracaso. Esto no quiere decir que no investiguen y saquen nuevas patentes, lo tienen que hacer pero será como en automoción un producto muy específicco para un nicho de mercado concreto el resto será comodty puro, sobre todo porque los genéricos no van a desaparecer.
    Por cierto se ha invertido una pasta en la gestión vía GRD y no sirve para esta análisis lo cual es un inconveniente y además requiere extrapolar el concepto de las unidades de mama o de dibéticos o de quimioterapia de día al resto de las unidades clínicas y quirúrgicas. Hay que manejar el concepto de valor agregado y no el de coste unitario.
    Saludos

  • Marta dice:

    Muy buena síntesi de lo que esta ocurriendo en las “Big Pharma”, muchas veces de forma un poco desordenada al sobreponer unos cambios sin modificar la base tradicional.



Enviar respuesta a Joel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>